SISTEMA LINFÁTICO

SISTEMA LINFÁTICO

6 MANERAS EFECTIVAS DE DESINTOXICAR EL CUERPO

 

EJERCITAR EL CUERPO

Realizar de forma regular y sistemática una actividad física ha demostrado ser una práctica muy beneficiosa en la prevención, desarrollo y rehabilitación de la salud, a la vez que ayuda al carácter, la disciplina y a la toma de decisiones en la vida cotidiana.

El ejercicio físico, ya sea de corta o larga duración, contribuye a establecer un bienestar mental, mejorando la autonomía de la persona, la memoria, rapidez de ideas, etcétera, y promoviendo sensaciones como el optimismo o la euforia, al tiempo que se mejora la autoestima de las personas, lo que produce beneficios en diferentes enfermedades como la osteoporosis, la hipertensión o las crisis diabéticas.

Todas las actividades encaminadas a mejorar la forma física (por ejemplo, tras un período largo de inactividad), deben realizarse de manera progresiva. Cada deportista debe analizar las demandas de su deporte de elección antes de decidir su plan de entrenamiento.

La intensidad y la carga deben ser determinadas de forma individual, ya que dependen del nivel técnico y de la condición física de cada persona.

 

MANTENERSE BIEN HIDRATADO

El agua forma parte de la composición del cuerpo humano y es imprescindible para el correcto desarrollo de numerosas funciones vitales; hasta para respirar es necesario eliminar agua. Aunque es preciso beber agua durante todo el año, en verano, con el aumento de la temperatura, perdemos mayor cantidad de líquidos corporales, por lo que es necesario reponerlos bebiendo más agua, u otro tipo de líquidos o alimentos ricos en agua.

El agua interviene en el transporte de los nutrientes a las células y facilita la digestión, ayuda a regular la temperatura corporal, y contribuye a mantener la salud y el buen aspecto de la piel. Las personas necesitamos alrededor de dos litros y medio de agua cada día para mantener hidratado el organismo y compensar la pérdida de líquidos que se produce al realizar las diversas funciones corporales: orina, respiración, sudoración y heces. En caso de practicar deporte o realizar algún otro esfuerzo físico, o si hace mucho calor o nos exponemos al sol, debemos aumentar la ingesta de líquidos.

Aunque la sensación de sed es la que nos empuja a ingerir líquidos, los expertos advierten que no es aconsejable esperar a tener sed para beber. Precisamente una reciente encuesta ha revelado que, al menos en nuestro país, existe una falta de información sobre las necesidades de hidratación, ya que el 70 por ciento de los españoles bebe menos de dos litros de líquido al día, el 36% de los encuestados afirmó que solo bebía cuando tenía sed, y uno de cada diez había llegado a sufrir deshidrataciones, la mayoría de estas (el 60%) durante la época estival.

 

COMER NARANJAS 

Es excelente a cualquier hora del día, ya que cuenta con tan solo 85 calorías por ende, es una fruta que no te engordará  y te ayudará a obtener energías de una forma sana ¡Algo excelente para comenzar el dia!

Comer naranjas brinda una sensación de saciedad por bastante tiempo, y como te brinda energías puede ser una gran aliada para aguantar el hambre hasta la próxima comida. Por si fuera poco, la naranja tiene infinidad de otros beneficios:

En concreto la naranja contiene:

Betacaroteno, un poderoso antioxidante que protege las células, vitamina A, vitamina C, vitamina D, Calcio, que ayuda a proteger y mantener tus huesos y dientes saludables, Acido fólico para un desarrollo apropiado del cerebro, Magnesio que ayudará a mantener una buena presión sanguínea, Potasio para mantener el balance de electrolitos en las células y que además es importante para mantener saludable el sistema cardiovascular, Tiamina que ayuda a convertir el alimento en energía, Vitamina B6 que contribuye con la producción de hemoglobina que transporta oxígeno a todas las partes del cuerpo.

Entre otros beneficios, la naranja es buena contra el asma, bronquitis, neumonía, reumatismo, previene las piedras en los riñones, ayuda a bajar el colesterol, previene la diabetes, es buena contra la artritis, la presión alta. En personas alcohólicas disminuye el deseo de licor al beber jugo de naranja.

 

COMER ALMENDRAS

Gracias al consumo de almendras podemos reducir el riesgo de padecer enfermedades degenerativas como el alzhéimer, ya que promueven la actividad cerebral a la vez que le proporcionan nutrientes al sistema nervioso

Las almendras son reconocidas como uno de los frutos secos más nutritivos y además de tener un delicioso sabor son muy beneficiosas para la salud, ya que ayudan a prevenir muchas enfermedades.

Las almendras ayudan a fortalecer los huesos, permiten que la piel y el cabello se vean saludables e hidratados.

Previene enfermedades, los huesos y los dientes, ideales para bajar de peso, son muy buenas para el cerebro.

Las almendras y en general todos los frutos secos son alimentos de gran utilidad para nuestro organismo, los cuales otorgan muy buenas cantidades de fibras, abundantes proteínas, minerales, vitaminas B y E, y además grasas saludables.

Las almendras son fabulosas para obtener energía de manera natural, para prevenir el riesgo de enfermedades de una manera muy fácil y sin tener que hacer ningún tipo de esfuerzo o sacrificio.
Con el consumo regular de las almendras podemos aumentar la función cerebral, de manera que este órgano se mantenga en total actividad, logrando de esta manera mantener las funciones normales en el punto máximo.
 De este modo se logra tener una edad adulta con mayor calidad de vida, disfrutando de las cosas lindas de la vida con más lucidez y claridad.

 

BEBER TÉ VERDE

El té verde ha supuesto una revolución en la salud natural de las personas. Aunque no todas sus propiedades están contrastadas a nivel científico, se sabe que muchas de ellas son reales, como por ejemplo su característica antioxidante, así como su efecto de termogénesis y diurético.

Además, su rico sabor y su agradable aroma le han llevado a la máxima popularidad entre las plantas terapéuticas. Lleva usándose durante siglos y los humanos aún no sabemos cómo agradecerle todo lo que nos ha aportado a nuestro organismo.

 

CONSUMIR ALIMENTOS CON FIBRA

Seguir una alimentación rica en fibra se convierte en una opción ideal para disfrutar generalmente de una buena salud, dado que ayuda a prevenir una gran variedad de trastornos digestivos e intestinales.

Además, seguir una alimentación rica en fibra es útil para cuidar y controlar nuestro peso, puesto que además de ayudar a adelgazar, contienen un importantísimo poder saciante.

La fibra se convierte en uno de los nutrientes ideal para todas aquellas personas que sufran de estreñimiento, especialmente porque cuenta con importantes beneficios y propiedades que ayudan a la hora de ir al baño.

Por ejemplo, es capaz de aumentar el volumen de las heces, disminuyendo el tiempo que éstas permanecen en el intestino. Además, ayuda a eliminar sustancias tóxicas y previene la aparición de la celulitis.

Pero resulta imprescindible saber cómo aumentar la cantidad diaria de fibra en la dieta, dado que no es en absoluto recomendable aumentar el consumo de fibra de golpe, sobre todo si no estamos habituados al consumo de alimentos ricos en fibra.

El principal motivo es que esta es la mejor forma de permitir que tanto la flora bacteriana como el intestino se adapten a su consumo, con lo que podemos evitar diferentes efectos adversos, como pueden ser el propio malestar intestinal o la formación de molestos gases.

 

Artículos relacionados